Búsqueda personalizada

viernes, agosto 14

79-El autoengaño, QUÉ ES?


El autoengaño es EL FRACASO espiritual: consiste en terminar creyendo nuestra propia mentira, al dejar de vivir EN el momento presente: permitirse entrar en postergación complacencia y apatía: El autoengaño
El instinto de conservación desbordado (ego) describe, explica, interpreta, traduce, amortigua y transforma en pensamientos lo que sucede entre el cuerpo y el ambiente/entorno. Este solo hecho es el que crea la ilusión de que el ego también conoce el camino/atajo hacia la autorrealización, de ahí su devota adoración y defensa por parte del ser humano. Así, sucede que el autoengaño tiene el papel del narrador que repite los cuentos.


Cláusula #79
Lectura 1 minuto

CLICK HERE FOR THE ENGLISH VERSION .
Índice completo de este sitio web: >>>>>>^click índice

Enviar este artículo por correo a unas personas/entidades clave(ellos solo recibirán el enlace): click acá

Siguiente: 80-materialismo-espiritual-que-es?


MUCHO MUY relacionada: 16-Occidente aún no se percata
MUCHO MUY relacionada:62-Cuál es el tema central de la biblia?

nota: para regresar a éste tu blog, sólo escribe en google: 150 frases religiosas que NO están en la biblia

COMPARTE ESTE ARTÍCULO en tu perfil/red social::

El autoengaño, QUÉ ES?



EL AUTO ENGAÑO
El autoengaño es un problema constante en nuestro progreso a lo largo del sendero espiritual. El ego siempre esta tratando de lograr la espiritualidad. Es algo así como querer presenciar nuestro propio funeral. Por ejemplo, al principio puede que nos acerquemos a un amigo espiritual con la esperanza de conseguir que nos de algo maravilloso. Esta manera de acercarse a el se llama “cazando al gurú”. Tradicionalmente se le compara a la caza del almizclero. El cazador se pone al acecho mata al animal y le quita el almizcle . Podríamos acercarnos al gurú y a la espiritualidad de esta manera pero seria un caso de autoengaño, no tendría nada que ver con abrirnos o entregarnos verdaderamente.
También podemos llegar a suponer falsamente que la iniciación es un trasplante; es decir, trasplantar el poder espiritual de las enseñanzas desde el corazón del gurú al nuestro. Esta mentalidad supone que las enseñanzas son algo extraño a nosotros . Se parece a la idea de trasplantar un corazón u otro órgano, como por ejemplo una cabeza. Un elemento extraño se trasplantar a nosotros desde algún lugar fuera de nuestro cuerpo. Incluso puede ser que nos dediquemos a valorar los posibles trasplantes. Quizá no tengamos la cabeza adecuada, quizá tengamos que echarla a la basura; merecemos una cabeza mejor, una cabeza nueva, mas inteligente, con mucho mas cerebro. Estamos tan interesados en los beneficios que vamos a obtener de esta posible operación que nos hemos olvidado del medico que la va a llevar a cabo. ¿Hemos hecho una pausa para establecer una relación clara con el medico? ¿Es una persona competente? Y la cabeza que hemos escogido, ¿en verdad es la apropiada para nosotros? No tendrá algo que decir el medio respecto de nuestra selección de cabezas? Quizá nuestro cuerpo termine por rechazar esta cabeza nueva. Estamos tan interesados en lo que creemos que vamos a obtener que hacemos caso omiso de lo que verdaderamente esta sucediendo, de nuestra relación real con el medico, de nuestra enfermedad, de lo que es verdaderamente esta cabeza nueva.
Este acercamiento a la iniciación es muy romántico , pero no es valido. Necesitamos a alguien que este interesado personalmente en nosotros tal como somos, una persona dispuesta a desempeñar el papel de un espejo. Siempre que nos vemos involucrados en algún tipo de autoengaño, es necesario que alguien revele y descubra este proceso. Toda actitud de aferramiento tiene que ser desenmarcada.
La iniciación verdadera tiene lugar en términos del “encuentro entre dos mentes”. Se trata de ser lo que uno verdaderamente es, de relacionarse con el amigo espiritual tal como el o ella es. Esta es la única situación en la cual puede ocurrir la iniciación. La idea de someternos a una operación y cambiarnos fundamentalmente es una idea completamente ilusoria. En realidad, nadie puede cambiarnos, nadie puede transformarnos por completo de arriba abajo y de dentro afuera. La materia existente, lo que ya somos, tiene que utilizarse. Tenemos que aceptarnos a nosotros mismos tal cual somos, en vez de tal como nos gustaría ser, lo cual significa que tenemos que abandonar el autoengaño, los sueños dorados y la ilusión. Toda nuestra constitución y las características de nuestra personalidad tienen que ser reconocidas, aceptadas, solo entonces puede que logremos algún tipo de inspiración.
Si en este punto, expresamos nuestro deseo de cooperar con nuestro medico y nos hacemos hospitalizar, entonces el medico por su parte nos conseguirá una habitación y todo cuanto sea necesario. Así, de cada parte se crea la situación de la comunicación abierta, en la cual estriba el sentido fundamental del encuentro entre dos mentes. Esta es la verdadera manera de unir las bendiciones o adhishthana –o sea, la esencia espiritual del gurú- con nuestra propia esencia espiritual. El maestro externo, el gurú se abre a si mismo y como nosotros también estamos abiertos porque estamos despiertos, entonces hay un encuentro entre dos elementos que en realidad son idénticos. Este es el verdadero sentido del abhisheka, de la iniciación. No se trata de unirse a un club o formar parte de un rebaño, una oveja que lleva las iníciales de su amo marcadas en el trasero con un hierro candente.
Así, podemos ahora considerar lo que sucede después del abhisheka. Al experimentar el encuentro entra las dos mentes, se ha establecido la comunicación real con el amigo espiritual. No solamente nos hemos abierto sino que también hemos tenido un desarrollo de intuición, un instante en el cual hemos comprendido parte de las enseñanzas. El maestro creo la situación y nosotros experimentamos el destello y ahora todo parece que va viento en popa.
Estamos muy excitados, todo nos parece bello. Incluso puede que durante varios días nos sintamos embriagados y excitados, nos parece que hemos alcanzado ya el nivel de un buda. No hay ningún interés mundano que nos moleste, todo parece marchar a las mil maravillas. En todo momento logramos una meditación perfecta e instantánea; es una experiencia continua de nuestro instante de apertura al gurú. Es una experiencia común. Al alcanzar este punto mucho pueden llegar a creer que ya no necesitan trabajar más con su amigo espiritual y quizás algunos se alejen del maestro. He oído muchas historias de que esto ha sucedido en Oriente: algunos estudiantes conocieron a su maestro y recibieron una experiencia de iluminación instantánea, pero entonces se marcharon. Trataron de conservar la experiencia, pero según pasaba el tiempo, se iba convirtiendo cada vez mas en un recuerdo, en palabras e idea que se repetían una y otra vez.
Es muy posible que la primera reacción de una persona después de esta experiencia sea la de escribir algo en su diario, con una explicación verbal de todo lo que sucedió. Intentaría anclarse a si mismo a la experiencia con la palabra escrita o la memoria, o hablando de su experiencia con otras personas, o conservando con las personas que estaban presentes cuando la tuvo.
Pero puede que alguien haya ido a Oriente, haya tenido esta experiencia y entonces haya vuelto a Occidente. Y sus amigos lo encuentran radicalmente cambiado, puede que parezca mas callado, mas calmado, mas sabio, puede que muchas personas le pidan ayudan o consejos para sus problemas personales. Puede que le pidan su opinión. Puede que le consulten sobre sus experiencias espirituales. Al principio su ayuda a los demás seria genuina, podría relacionar los problemas de estas personas con su propia experiencia en Oriente y podría relatar a esas personas historias bellísimas y genuinas de lo que le aconteció en Oriente. Seria una experiencia muy inspiradora para el.
En algún punto de esta situación algo comienza a marchar mal. La memoria del destello repentino de la intuición que la persona experimento pierde su intensidad. No dura porque todavía lo concibe como algo externo a el mismo.
Todavía cree que tuvo una experiencia repentina del estado mental des despertar y que esta pertenece a la categoría de lo sagrado, a la categoría de la experiencia espiritual. Valoraba mucho esa experiencia y por lo tanto se la comunico al mundo ordinario y familiar de su propia tierra, a sus amigos y a sus enemigos, a sus padres y a sus parientes, a toda la gente y a todas las fuentes de apego que creía haber trascendido y superado. Pero la experiencia ahora ya no permanece con el, solamente tiene una memoria, un recuerdo; sin embargo, como ha proclamado su experiencia y su conocimiento a otras personas, claramente no puede dar marcha atrás y decir que todo lo que dijo antes era falso, no podría hacer eso, seria demasiado humillante, además, todavía tiene fe en la experiencia, fe de que algo realmente le sucedió, algo profundo. Pero, lamentablemente, la experiencia ya no permanece con el a cada momento, porque valoro y la utilizo.
En términos generales, eso es lo que sucede. Una vez que hemos abierto y hemos percibido el destello de la intuición, en el segundo instante nos damos cuenta de que estamos abiertos y repentinamente reaparece la idea de la valoración: “Ah fantástico. Tengo que asegurar esto, tengo que capturarlo y retenerlo pues es una experiencia muy rara y muy valiosa”. Asi es como tratamos de aferrarnos a la experiencia. De ahí surgen todos nuestros problemas, del hecho de que consideramos la experiencia de la apertura como algo valioso. Tan pronto como tratamos de apresar esa experiencia, comienza toda una serie de reacciones en cadena.
Si consideramos algo valioso y extraordinario, entonces se convierte en algo separado de nosotros. Por ejemplo, no consideramos nuestros ojos, nuestro cuerpo, nuestras manos y nuestra cabeza como algo valioso, porque sabemos que son parte de nosotros. Claro esta, que si perdiéramos alguna de estas partes nuestra reacción natural seria sentir que hemos perdido algo muy valioso: “ He perdido mi cabeza. He perdido mi brazo. Me es imposible reemplazarlo”. Entonces nos damos cuenta de que es algo valioso. Cuando se nos quita algo tenemos la oportunidad de darnos cuenta de su valor. Pero cuando lo tenemos con nosotros todo el tiempo, cuando es parte integrante de nuestra constitución, entonces no lo podemos valorar separadamente; simplemente esta presente. La valoración surge de nuestro temor a vernos separados de algo y este temor es precisamente lo que nos mantiene separados de las cosas. Consideramos que cualquier inspiración repentina es extraordinariamente importante porque tenemos miedo a perderla, pero ese mismo instante es el instante en el cual surge el autoengaño. Dicho de otra manera, en ese instante hemos perdido la fe en la experiencia de la apertura de la relación con nosotros.
En cierto modo perdimos la unidad de la apertura, la unidad de lo que somos. Abrirse se convierte en algo separado entonces comenzamos a practicar los juegos de antes. Es obvio que no podemos decir que hemos perdido la capacidad de mantenernos abiertos. No podemos decir: “Si, yo la tuve, pero la perdí”, porque eso destruiría nuestra posición como personas expertas en materia espirituales. Así sucede que el autoengaño tiene el papel del narrador que repite los cuentos. Preferimos contar cuentos a experimentar la apertura realmente. Porque los cuentos son pintorescos y amenos. “Cuando yo estaba con el gurú sucedió esto y aquello, Me dijo esto y aquello. Y me hizo abrirme a el así o asá, etc. etc.” Así es como el autoengaño en esta situación en particular significa tratar de recrear en forma repetida una experiencia pasada en vez de vivir la experiencia realmente en cada momento presente.
Para poder tener la experiencia ahora tendríamos que abandonar toda valoración de lo maravilloso que fue aquel destello; porque es esta memoria la que nos mantiene distantes de la experiencia misma. Si tuviéramos la experiencia continuamente, nos parecería bastante ordinaria y es esa cualidad ordinaria la que no podemos aceptar. “Ah, si solo pudiera tener una vez mas la maravillosa experiencia de abrirme” Así nos mantenemos ocupados sin tener la experiencia, meramente recordándola. Este es el juego del autoengaño.
El autoengaño necesita la idea de la valoración (comparación) y una buena memoria. Según recordamos algo, sentimos nostalgia y nos deleitamos con nuestros recuerdos, pero no tenemos conciencia de donde estamos en el momento presente. Recordemos “los buenos tiempos”, “los viejos tiempos”. No le damos oportunidad a nuestra depresión a manifestarse. No queremos aceptar siquiera una sospecha de que hemos perdido el contacto con algo. Siempre que surge la posibilidad de la depresión, siempre que esta a punto de manifestarse una sensación de perdida, la naturaleza defensiva del ego nos trae, inmediatamente al pensamiento, recuerdos de experiencias pasadas, palabras que hemos oído en el pasado, para así consolarnos. Aso es como el ego siempre esta en búsqueda de una inspiración que no tenga raíces en el presente continuamente esta mirando hacia atrás. Esta es la función más compleja del autoengaño. Uno mantiene la depresión completamente reprimida. Piensa: “Puesto que yo he recibido las grandes bendiciones y he tenido la suerte de tener estas experiencias espirituales maravillosas, ¿Cómo podría ser que ahora estuviera deprimido? Imposible. No puede haber depresión alguna”.
Esta historia ilustra el principio que expusimos antes de la función del autoengaño, de los ensueños, las esperanzas y los quereres. Mientras continuamos considerándonos a nosotros mismos o cualquier parte de nuestra experiencia como ”un sueño hecho realidad” estamos sumidos en el autoengaño. El autoengaño parece depender siempre del mundo del ensueño; porque nos gustaría ver lo que nunca hemos visto, en vez de querer ver lo que estamos viendo ahora. No aceptamos el hecho de que todo lo que esta aquí ahora es lo que es, ni estamos dispuestos a continuar en la situación presente tal como se nos da. Así el autoengaño siempre manifiesta en términos de un intento de crear o recrear un mundo de ensueños, la nostalgia de la experiencia de los sueños. Lo contrario del autoengaño es simplemente acoplar nuestros esfuerzos a las realidades de la vida de cada hoy.
Si buscamos cualquier tipo de beatitud o goce de la realización de nuestras imaginaciones y sueños, entonces tendremos que aceptar por igual el fracaso y la depresión. Lo que se quiere decir es esto el temor a la separación y la esperanza de alcanzar la unión no son simples manifestaciones o actividades del ego o del autoengaño, como si el ego de alguna manera fuera algo real que lleva a cabo ciertas acciones. El ego es en si las acciones o hechos mentales. El ego es el temor de perder el estado de apertura, el temor a perder el estado sin ego, esto quiere decir el autoengaño. En este caso es el ego que llora porque ha perdido su propia ausencia, su propio estado sin ego, sus sueños de logros. El temor y la esperanza, la perdida y la ganancia, estas son las actividades constantes del ensueño del ego, la estructura del autoengaño que se mantiene y perpetua a si misma.
Así la experiencia real que esta mas allá del mundo de los ensueños es la belleza, el color y la excitación de le experiencia real del ahora de nuestro diario vivir. Si nos enfrentamos a las cosas tal cual son, entregamos toda esperanza de convertirnos en algo mejor. No habrá ningún tipo de fenómeno mágico porque no podemos obligarnos a nosotros mismos a salir de la depresión. La depresión (tomar la cruz), la ignorancia, las emociones, no importa cual sea la experiencia, son todas reales y contienen una verdad tremenda. Si verdaderamente queremos aprender y percibir la experiencia de la verdad (realidad), tenemos que permanecer donde estamos ahora. Todo esto no es otra cosa que ser como un grano de arena.[ser el compañero entre los compañeros, el pobre entre los pobres, el amigo entre los amigos: tratar por todos los medios de pasar desapercibido, Juan bautista decía: "Es necesario que ÉL crezca al tiempo que yo disminuya"]



Índice completo de este sitio web: >>>>>>^click índice
QUE SE DIVIERTAN!!!
Actualizados al 2011:
1a-Art cláusula 151:
151- Qué ordenó predicar Jesús EN REALIDAD?
1b- Los diez mandamientos explicados en pdf (Es un pdf, necesitas tener el acrobat, túmbalo acá)
1- La verdadera historia de la verdadera iglesia en pdf. El autor de este libro es célebre por RESTAURAR una interpretación de la biblia BASADA EN ELLA MISMA, y no en antiguos mitos paganos.(Es un pdf, necesitas tener el acrobat, túmbalo acá)

2- Dónde está hoy la verdadera iglesia?
3-Art claúsula 77 77-La verdadera historia de la verdadera iglesia

ok
Nunca dejemos de soñar, eso es lo más relevante; porque el futuro nos pertenece a todos los soñadores!
"Lo único que se necesita para que el mal triunfe, es que los hombres buenos no hagan nada" (Edmund Burke)

Alienación: definición: estado del sujeto durante el cual está fuera de si mismo, volviéndose extraño con respeCto de la realidad a la que pertenece" (la causa de la alienación es al parecer el sistema basado en la propiedad privada, y la absoluta ausencia de valores genuinos).

Arte Poética: Poesía, perdóname por haberte hecho comprender que no estás hecha sólo de palabras (Roque Dalton, El Salvador)

Buscar la justicia es obedecer COMO lo hacía Jesús : Quienes se rehusan a obedecer COMO Él lo hacía [exceptuando circuncidarse y sacrificar animales para Dios], ponen en duda su método y lo hacen mentiroso. [Juan 3:36 (La Biblia de las Américas) 36: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.]

Si quieres que Dios te oiga, escucha Y ENSAYA primero lo que Dios dice, pues Él habló primero, y si quieres escuchar lo que te falta oir, Escucha y practica lo que YA te dijo.
Si una enseñanza se puede practicar de dos formas diferentes; un creyente genuino practicará la que es MÁS CONSECUENTE O QUE CONCUERDA MÁS con la actuación del Cordero; exceptuando circuncidarse o sacrificar animales para Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Porfa pincha en "seleccionar perfil"/"nombre/URL" y comparte tu página(si tienes) con nosotros escribiendo la dirección en el espacio "URL"...(luego pincha en "publicar un comentario") TOOODOS CALLARON MENOS: