Búsqueda personalizada

jueves, enero 28

108- Cuales meses calendario hebreo biblico valen?

Se acerca la aprobación de un calendario sin sábado en la semana?click acá, VER PAG 21

¿Ha revelado Dios un calendario?

(Actualización: casi al final encontrará un detallado panorama del ciclo de 19 años que completa el calendario bíblico.)

Si usted rechaza el calendario hebreo, ¿con qué otros recursos cuenta? "NO me crean a mi, créanle a la biblia SOLO en los idiomas originales"(usando concordancia hebreo-español y griego-español). Porqué cree Ud. apreciado lector en lo que cree? lo ha visto escrito? Lo ha verificado? O como la mayoría, tan solo supone Ud. que lo verificaron los supuestos eruditos en que ha depositado su fe? En cuyo caso, le esperan sorpresas MAYÚSCULAS.
¿Nos da la Biblia suficiente información para construir un calendario?
Hay personas que creen que la Biblia nos provee con todos los elementos específicos del calendario que Dios quiere que usemos para guardar sus fiestas.



Cláusula #108
Lectura 1 minuto


CLICK HERE FOR THE ENGLISH VERSION .

Índice completo de este sitio web: >>>>>>^click índice

Enviar este artículo por correo a unas personas/entidades clave(ellos solo recibirán el enlace): click acá

Siguiente: 109-Cuál codigo de conducta ecuménico hay?

MUCHO muy relacionada: 151-Qué ordenó predicar Jesús EN REALIDAD?
MUCHO MUY relacionada: 174-Qué-es-estar-bajo-la-ley?
MUCHO MUY relacionada: 182-significado-genuino-de-las fiestas Bíblicas
MUCHO MUY relacionada: 156-Frases religiosas que NO están en la biblia?
MUCHO MUY relacionada: 145-Fino analisis de la carta a los Hebreos
MUCHO MUY relacionada: 140-52 Falacias del culto dominical demolidas
MUCHO MUY relacionada: 144- Que son "obras de arrepentimiento"?
MUCHO MUY relacionada: 192-Significado HEBREO del término "mandamiento"?

nota: para regresar a éste tu blog, sólo escribe en google: 150 frases religiosas que NO están en la biblia

COMPARTE ESTE ARTÍCULO:




Para leer los detalles click sobre la imagen
¿Ha revelado Dios un calendario?


Si usted rechaza el calendario hebreo, ¿con qué otros recursos cuenta?
¿Nos da la Biblia suficiente información para construir un calendario?
Hay personas que creen que la Biblia nos provee con todos los elementos específicos del calendario que Dios quiere que usemos para guardar sus fiestas.

Estos individuos rechazan el calendario hebreo. Algunos de ellos incluso afirman que dicho calendario se originó en Babilonia y que por lo tanto es un calendario de hombres. Varios de estos individuos han formado sus propios calendarios, cada uno de ellos afirmando que su calendario en particular se encuentra revelado en las Escrituras. Sin embargo, estos calendarios difieren unos de otros en ciertos aspectos. No son idénticos, a pesar de que todos afirman tener su origen en la Biblia.

Estos individuos atacan principalmente las reglas de aplazamiento, las cuales son un elemento esencial del calendario hebreo. La razón de esto es que suponen que tales reglas son meramente reglas de hombres y están en oposición a la voluntad de Dios. Dicen que el calendario hebreo debe ser usado siempre y cuando esté en conformidad con el calendario dado por Dios en la Biblia. Dicen que los elementos del calendario hebreo que no están en la Biblia, entre ellos las reglas de aplazamiento, deben ser rechazados.
Si en verdad Dios nos ha provisto con un calendario, entonces debemos poder encontrar tan sólo en la Biblia los elementos y las definiciones específicas necesarios. Entonces, la pregunta fundamental es: ¿Nos provee la Biblia con los elementos específicos necesarios para un calendario? Consideremos los elementos que se requieren y veamos si podemos hallarlos en la Biblia.

Génesis 1:14 declara: “Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años”.
Sin embargo, estos elementos no son lo suficientemente específicos para un calendario. Este versículo no nos dice cuándo empieza el mes (luna nueva, luna llena, etc.); en qué estación empieza el año (primavera, verano, etc.); cuántos días hay en una semana, en un mes o en un año; ni aun en qué punto se divide el día de la noche (puesta del sol, oscuridad, etc.).

Es importante que entendamos las características y elementos fundamentales de un calendario. Un calendario está compuesto de días, semanas, meses y años. ¿Nos da la Biblia un calendario con estos elementos definidos de manera específica?

La Biblia define el día (Génesis 1:5; Levítico 23:32). Es de puesta de sol a puesta de sol (Hebreo: ereb, tarde, puesta de sol). La semana también es definida como un período de siete días, ya que el sábado es el séptimo día de la semana (Génesis 2:2-3; Éxodo 34:21).

Sin embargo, la puesta de sol, por cuanto depende de la observación, no es un momento muy específico. (Debemos recordar que los métodos científicos modernos de cálculos astronómicos no estuvieron disponibles durante la mayor parte de la historia del hombre.) Las personas que viven en la misma región verán la puesta de sol en momentos diferentes, cada uno de ellos basándose en su perspectiva diferente.

No obstante, esta variación no será grande; tal vez habrá sólo unos minutos de diferencia entre los individuos. Esta pequeña diferencia de tiempo no sería significativa para la observancia del sábado, ya que se podrían hacer ajustes para compensar la falta de precisión en la determinación de la puesta de sol con base en la observación. Desde luego, nosotros ahora podemos ser más precisos debido a la disponibilidad de tablas que indican específicamente cuándo se pone el sol.

¿Nos da la Biblia una definición del mes? La palabra hebrea para mes es chodesh, que es traducida como “mes” aproximadamente 250 veces en el Antiguo Testamento y unas 20 veces como “luna nueva”, siendo determinada la diferencia en traducción por el contexto (Génesis 7:11; 1 Samuel 20:5, etc.). Por consiguiente, podemos concluir que el mes empieza con la luna nueva. Pero ¿define la Biblia cuándo empieza la luna nueva? No, no lo define.



¿Cuándo empieza un mes nuevo?



¿Empieza la luna nueva cuando el cuarto menguante de la luna vieja es apenas perceptible? ¿Empieza en el momento preciso cuando la luna está en total oscuridad? O ¿empieza cuando el cuarto creciente de la luna nueva es apenas perceptible?

Aquellos que se proponen hacer un calendario difieren en sus opiniones respecto al momento preciso en que empieza la luna nueva. Los que rechazan el calendario hebreo e insisten en que la Biblia nos da el calendario, tienen que depender de su propio razonamiento humano para determinar el momento preciso en que empieza el mes. No se puede citar ningún pasaje de la Escritura que defina el momento preciso en que empieza una luna nueva.

Desde luego, determinar el momento preciso en que empieza una luna nueva es importante porque las fiestas ocurren en ciertos días específicos del mes. Las personas que rechazan el calendario hebreo y hacen sus propios calendarios basándose en sus propias opiniones en cuanto al momento en que empieza el mes, pueden tener una diferencia de dos o tres días al calcular el primer día del mes. Esto se complica aún más por el hecho de que el momento preciso en que tiene lugar el inicio de una nueva luna puede ser a cualquier hora del día o de la noche. Esto significa que la determinación de una luna nueva por medio de la observación (como fue el caso en la mayor parte de la historia del hombre) dependería no sólo de la definición del individuo de cuándo ocurre la luna nueva, sino también de la hora del día en que se determinó, por medio de la observación, que dicha luna nueva tomó lugar. Esto también podría causar una diferencia de otro día o más en la determinación de qué día es la luna nueva.

¿Nos dice la Biblia qué sitio preciso sobre la tierra debe usarse para la determinación de la luna nueva? No, no nos lo dice. Por supuesto, se tiene que seleccionar algún sitio, ya que el momento preciso de la luna nueva ocurrirá en un lugar antes que en otro. Esto puede hacer una diferencia de hasta un día en determinar la luna nueva y, por consiguiente, las fiestas de Dios que acontezcan en ese mes.

¿Nos dice la Biblia que debemos usar Jerusalén? No, no nos lo dice. Jerusalén no tuvo importancia hasta el tiempo de David. No obstante, las fiestas fueron guardadas antes de su tiempo. También, ya existía un calendario y las fiestas empezaron a ser reveladas a Moisés mientras él aún estaba en Egipto.

¿Qué punto sobre la tierra fue utilizado para determinar el momento preciso de la luna nueva entre tanto que Israel estaba en Egipto? ¿Qué punto utilizó Israel antes de que Jerusalén fuera establecida como capital de Israel? ¿Qué punto debe utilizar la iglesia en la actualidad? ¿Nos contesta la Biblia cualesquiera de estas preguntas? No, no las contesta. Por consiguiente, los que rechazan el calendario hebreo no tienen ninguna autoridad bíblica para el sitio que seleccionan para determinar el momento en que la luna nueva ocurre. Tienen que confiar únicamente en su propia autoridad para escoger cualquier sitio que ellos consideran que es correcto.


Existe otro problema en determinar cuál día es la luna nueva. Una luna nueva no ocurre precisamente 30 días después de la luna nueva anterior. La luna nueva ocurre en intervalos de aproximadamente 29 días y medio, o para ser más preciso 29,53059 días. Desde luego, un mes no puede contener días parciales. Por lo general, la manera de resolver este problema consiste en alternar los meses con 29 y 30 días. Sin embargo, ¿qué sucede si el momento preciso de la luna nueva ocurre justo antes del final del día? ¿Se debe considerar como primer día del mes el día en que la luna nueva realmente ocurre, aun si sólo quedan por transcurrir unos cuantos segundos de ese día? O, puesto que la mayor parte del día ha transcurrido, ¿debe considerarse el día siguiente como el primero del mes? ¿Nos da la Biblia la respuesta a estas preguntas? No, no nos la da.
Aquellos que rechazan el calendario hebreo difieren en sus opiniones respecto a este problema y tienen que depender de su propia autoridad, ya que no hay ninguna declaración bíblica sobre el particular. Por supuesto, este problema se ve complicado aún más por el hecho de que, como está mencionado arriba, se necesita una definición de cuándo empieza la luna nueva, y por tener que determinar por medio de la observación cuándo ocurre la luna nueva. Si ésta ocurre poco antes del final del día, ¿estarán de acuerdo todos los observadores respecto al día en que ocurrió la luna nueva? Indudablemente no.



¿Cuándo empieza el año?



Ahora hacemos la siguiente pregunta: ¿Cuándo empieza el año? ¿Nos define la Biblia el momento preciso en que empieza el año nuevo? No, no nos lo define. Sabemos que el año empieza en la primavera (Éxodo 12:2; 23:15), para los que viven el hemisferio norte, pero la Biblia no nos dice precisamente en qué momento de la primavera empieza. Por ejemplo, ¿empieza siempre el primer mes del año nuevo con la luna nueva después del equinoccio de primavera? O ¿empieza el año nuevo con la luna nueva más cercana al equinoccio de primavera, lo cual significaría algunas veces antes del equinoccio y algunas veces después? ¿Tiene que caer la Pascua siempre después del equinoccio de primavera o puede ocurrir algunas veces antes del equinoccio? ¿Da la Biblia una respuesta a estas preguntas? No, no la da.

Los que rechazan el calendario hebreo están en desacuerdo entre ellos mismos respecto a la relación de la luna nueva con el equinoccio de primavera. Puesto que la Biblia no trata específicamente con este asunto, estos individuos deben confiar en su propia autoridad para determinar cuándo empieza el año nuevo.

Hay algunos que argumentan que el año nuevo no puede ocurrir antes del equinoccio de primavera, puesto que eso significaría que el año nuevo empezaría en el invierno. Algunos argumentan que la Fiesta de los Tabernáculos no puede ocurrir antes del equinoccio de otoño, puesto que eso significaría que sería guardada en verano y no en otoño.

Los que rechazan el calendario hebreo se ven obligados a usar o el equinoccio de primavera o el equinoccio de otoño como el punto de partida para calcular sus calendarios. Ellos no tienen otra alternativa, puesto que una vez que el calendario hebreo es rechazado, se debe usar algún otro punto de referencia como punto de partida. Sin embargo, ¿menciona la Biblia un equinoccio? No, no lo menciona. Por consiguiente, las personas que rechazan el calendario hebreo deben confiar en su propia opinión respecto al momento preciso en que empieza el año nuevo.

Hay algunas personas que piensan que Éxodo 34:22 hace referencia al equinoccio. No obstante, una lectura cuidadosa de este versículo y los otros lugares donde la palabra hebrea tekufah aparece, deja en claro que la palabra tenía un significado mucho más amplio y general en tiempos bíblicos que el que tuvo en tiempos posbíblicos.

El contexto de Éxodo 34:22 tiene que ver con la observancia de la Fiesta de los Tabernáculos (“la fiesta de la cosecha”) en cierto tiempo del año. Ni siquiera menciona la palabra “después”, como insisten los que relacionan este versículo con el equinoccio, dado que ellos piensan que la Fiesta de Tabernáculos sólo puede ocurrir “después” del equinoccio de otoño. Este versículo hace referencia a una temporada general del año, no a un día específico.

¿Cuán específica es la Biblia acerca del principio de las estaciones?

También debemos entender que las estaciones del año son generales; es decir, no empiezan en un día específico y no terminan en un día específico. Los cuatro puntos de referencia que utilizamos en nuestro mundo moderno para la primavera, el verano, el otoño y el invierno son únicamente los días oficiales para esas estaciones, basados en los dos equinoccios (primavera y otoño) y los dos solsticios (verano e invierno). El invierno a menudo se extiende más allá del equinoccio de primavera y con frecuencia la primavera puede llegar temprano, antes del equinoccio de primavera. Las estaciones del año están relacionadas con el tiempo atmosférico y no dependen de un día específico cuando la Tierra está en cierta posición relativa al Sol.

Los que rechazan el calendario hebreo e insisten en que su calendario es el verdadero, basados en su opinión de cuándo empieza un año nuevo en relación con el equinoccio, afirman que el calendario hebreo permite que el año nuevo empiece en el invierno debido a que el año nuevo hebreo puede ocurrir antes del equinoccio de primavera. Sin embargo, ellos sólo están hablando de que el año nuevo hebreo puede ocurrir antes de lo que ahora se considera oficialmente como el primer día de la primavera: el equinoccio. En lo que al tiempo se refiere, la primavera podría realmente ocurrir aun antes del primer día del año nuevo hebreo. De la misma manera, todavía podría ser invierno aun después del equinoccio de primavera y después del primer día del año nuevo tal y como lo establecen aquellos que hacen sus propios calendarios.

Debemos notar que el equinoccio de primavera en el hemisferio norte siempre ocurre durante el primer mes del calendario hebreo. Por consiguiente, el primer mes siempre es el “mes de la primavera”, aun cuando el primer día del año viene antes del equinoccio.

Aquellos que rechazan el calendario hebreo afirman que la Biblia da los elementos esenciales que se necesitan para un calendario. Pero si el calendario hebreo es rechazado y si la Biblia no da los elementos específicos que se necesitan para un calendario, entonces es imposible tener un calendario basado en cualquier otra autoridad que no sea la del individuo que lo creó.

Como hemos demostrado, Dios no reveló en su Palabra las definiciones y los elementos requeridos para un calendario. La Biblia no define la luna nueva. La Biblia no nos da el sitio específico sobre la tierra que debe usarse para avistar la luna nueva. La Biblia no explica qué debe hacerse cuando la luna nueva ocurre hacia el final del día. La Biblia no explica cómo debemos tratar con la fracción de un día que ocurre en el ciclo lunar. La Biblia no define el momento preciso en que empieza el año nuevo. La Biblia no nos define la relación, si la hay, entre el año nuevo y el equinoccio de primavera. Ni tampoco define la Biblia otros elementos tales como el número de días en los ciclos mensuales o los ajustes intercalados que se necesita hacer para mantener los años en sus estaciones apropiadas.

Por consiguiente, puesto que Dios no ha revelado en la Biblia los elementos esenciales para un calendario, los que rechazan el calendario hebreo deben confiar exclusivamente en sus propias opiniones respecto a cómo hacer un calendario. No obstante, no pueden afirmar legítimamente que sus opiniones están basadas en las instrucciones de Dios, porque él no dejó un esquema de los elementos que estos individuos deben utilizar en sus calendarios. Por consiguiente, tenemos dos opciones: o aceptamos el calendario hebreo en su totalidad o escogemos uno de los calendarios creados por uno de varios individuos que han creado sus propios calendarios en años recientes. Lo último no nos parece una opción lógica.

Debemos hacer entonces la pregunta: ¿Cuál es el origen del calendario hebreo? La respuesta simple es, no sabemos. ¿Pudo Dios haberle dado a Moisés un calendario con todos sus elementos esenciales definidos? Por supuesto que sí. ¿Pudo Dios haber usado un calendario que ya existía en aquel tiempo? Por supuesto que sí.

Aunque no conocemos la historia del calendario hebreo, sabemos que Dios usó al pueblo judío para preservar su Palabra. ¿No es también lógico concluir que él usó al mismo pueblo judío para preservar un calendario que hace posible que guardemos sus fiestas en el tiempo correcto? Si no aceptamos la lógica de esa conclusión, entonces no tenemos otra alternativa que aceptar uno de los calendarios creados en tiempos recientes por hombres con ninguna otra autoridad que la suya propia. Estos individuos no tienen ninguna base o historia bíblica para comprobar que su calendario es el correcto.



visto en link acá año 2001 vol IV No 5



Hillel

Hilel o Hillel, llamado el Viejo (Ha-Zaquen) o el Sabio (c. 70 a. C.-10 d. C.) fue un rabinoy maestro judío, el primer erudito que sistematizó la interpretación de la ley escrita. Fundador de la Escuela conocida como La Casa de Hillel -Bet Hillel-. y ancestro de una dinastía de patriarcas que se mantuvieron dirigiendo los destinos religiosos de Israel por muchas años hasta el Siglo 5o.

Hillel nació en Babilonia y luego se dirigió a Palestina en donde comenzó su vida ganándose el diario vivir fabricando manualidades o artesanías, mientras estudiaba con Shemaya y Avtalyon. Años mas tarde, fué escogido como Presidente del Sanhedrín y juntamente con su amigo y oponente ideológico, el sabio Shamai, constituyeron el último par de Sabios o Zugot.

Contrario a Shamai, Hillel fué conocido por su humildad y tendencia a ser indulgente.

Aunque los dos sabios se diferenciaron en sus decisiones solamente en pocas halajot -leyes de costumbres-, sus Escuelas -Bet Hillel y Bet Shamai- no estuvieron de acuerdo en muchas instancias, pero al final, la práctica legal siempre llevaba a considerar la opinión de la Casa de Hillel.

Pocas decisiones son citadas a nombre de Hillel, aunque en estas se incluye la relacionada con el Prosbul, o sea las leyes relacionadas con los préstamos hechos a los pobres y los intereses generados cuando se acercaba el Año Sabático. Hillel sentó las bases para las Siete Reglas de la Interpretación Bíblica -Hermenéutica-. Muchas historias ilustran sus virtudes y el es citado como el autor intelectual de la Regla de Oro: "No hagas a tu prójimo lo que no quieras que hagan contigo" (Shabbat 31a.)

Recibió su avanzada formación en Jerusalén, donde se convirtió en una autoridad sobre la ley judía, por lo que fue elegido jefe de su consejo religioso. El énfasis de Hilel en el cumplimiento de las normas éticas, en la piedad personal, en la humildad y en la preocupación por los demás fueron precursores de ciertas enseñanzas morales del cristianismo e islam. El filólogo francés del S.XIX, Ernest Renan, propuso en su libro "Vida de Jesús" que Hillel fue un "maestro" de Jesús de Nazareth. Su lema era "No hagas a tu prójimo lo que odies que te hagan a ti". Hillel fundó una escuela liberal de interpretación de las escrituras, opuesta a la rigidez de la escuela de Shammai. El enfrentamiento entre las dos escuelas se resolvió a su favor.

Durante muchas generaciones, los líderes religiosos de la comunidad judía de Palestina fueron descendientes de Hilel.

Fue el creador del prosboul.

Hillel II

Hillel 2o. fué un patriarca de Palestina que vivió entre el 330 y 365. En el año 359 publicó el sistema de intercalación para equalizar los años solares y lunares, logando con esto la posibilidad dwe poder determinar con exactitud el Calendario Judío sin tener que observar las fases lunares. Este sistema, complicado pero extremadamente preciso, permanece todavía vigente para establecer el Calendario Judío.

Hillel II vivió en la época del Emperador Juliano quien se dirigía hacia él como "mi hermano, el venerable patriarca".

Fundaciones Hillel

Las Fundaciones Hillel son Organizaciones que se fundaron en 1923 y respaldados por B'nai B'rit. Estas instituciones ofrecen servicios religiosos, culturales, comunales y consejería a muchísimos estudiantes judíos en diversas universidades en Canadá, Israe, Inglaterra y Holanda. Cuentan con un elevado staff de directores y consejeros que hacen que se mantenga un nivel de educación muy alto entre sus beneficiarios.

Visto en http://www.shalomhaverim.org/hillel.htm

imagen1

imagen2

“Durante el exilio, los [escribas] judíos utilizaron el calendario [de moda] babilonio, cosa que mantuvieron a lo largo de la historia posterior hasta nuestros días. Los nombres de los meses del actual calendario judío son nombres babilonios, y los utilizados en los libros bíblicos son claramente postexiliares, especialmente Nehemías y Ester. Así, el mes que antes se conocía Abib, durante el cual se celebra la pascua, se convirtió en Nisán: Neh. 2:1 «En el mes de Nisán…»” (pág 127 la guía de la Biblia, Tomo I, Isaac Asimov)

Calendario moderno: Días
“Cada uno de los planetas estaba a cargo de un día de la semana. En las lenguas modernas existen restos de ello; en inglés por ejemplo, tenemos
el día del sol, Sunday, domingo,
el de la luna (moon) Monday, lunes, y
el de saturno, Saturday, sábado. En francés,
el de martes, Mardi (Marte),
miércoles, mercredi (mercurio),
jueves, jeudi (Júpiter) y
vendredi (Venus) viernes.”
(pág 559 la guía de la Biblia, Isaac Asimov)

Año 2010 romano
= 3770 judío(moisés)
=5770judío(Abrahám)
= 1431musulmán(partida de Mahoma de la Meca)
=2553budista
=54658Chino

Referencias bíblicas de los meses judíos (Acá mismo arriba a la derecha hay un buscador bíblico, escriba el nombre completo del libro)

1- Abib o Nisán: Marzo-Abril Ex.13:4, Neh. 2:1 Est. 3.7
2- Zif o Iyar: Abril-Mayo 1 R. 6:1 1R 6:37 Esd. 3:8
3- Siván Mayo –Junio Est. 8:9
4- Tammuz Junio-Julio Num. 13:20
5- Ab Julio-Agosto
6- Elul Agosto-Septiembre Neh. 6:15
7- Etanin o Tishri Septiembre-Octubre 1R 8:2 Esd. 3:6
8- Bul Octubre-Novienbre 1R. 6:38
9- Kislev Noviembre-Diciembre Esd. 10:9 muy lluvioso
10-Tebet Diciembre-Enero Esd. 10:16
11-Sebet Enero-Febrero
12-Adar marzo-Abril
13-Segundo Adar (cada cierto número de años, es una especie de mes para año bisiesto)


Festivales que
celebraba Jesucristo, FECHADOS en estos años MODERNOS:

Año romano 2010:
primer día del año: 16 marzo(No es fiesta)
Pascua: 29 Marzo(Se celebra al atardecer el día anterior)
Panes sin Levadura: 30 marzo al 5 de abril
Pentecostés: 23 mayo
Trompetas: 09 Septiembre
Expiación: 18 Septiembre
Tabernáculos 23-29 Septiembre
Último gran día: 30 Septiembre


Año romano 2011:
primer día del año: 05 abril(No es fiesta)
Pascua: 18 abril(Se celebra al atardecer el día anterior)
Panes sin Levadura: 19-25 abril
Pentecostés: 12 Junio
Trompetas: 29 Septiembre
Expiación: 08 Octubre
Tabernáculos 13-19 Septiembre
Último gran día: 20 octubre

Año romano 2012:
primer día del año: 24 marzo(No es fiesta)
Pascua: 06 abril(Se celebra al atardecer el día anterior)
Panes sin Levadura: 7-13 abril
Pentecostés: 17 Mayo
Trompetas: 17 Septiembre
Expiación: 26 Septiembre
Tabernáculos 1-7 Octubre
Último gran día: 08 Octubre

Año romano 2013:
primer día del año: 12 marzo(No es fiesta)
Pascua: 25 Marzo(Se celebra al atardecer el día anterior)
Panes sin Levadura: 26 de marzo al 1 de abril
Pentecostés: 19 Mayo
Trompetas: 05 Septiembre
Expiación: 14 Septiembre
Tabernáculos 19-25 Septiembre
Último gran día: 26 Septiembre


CICLO DE 19 AÑOS QUE COMPLETA EL CALENDARIO BÍBLICO(TOMADO DE click acá)

Cualquier sistema ordenado de distribuir el tiempo en años, meses, semanas y días. Mucho antes de la creación del hombre, Dios proveyó la base para dicha distribución del tiempo. Génesis 1:14, 15 nos dice que uno de los propósitos de las “lumbreras [que había] en la expansión de los cielos” era que sirvieran para “estaciones y para días y años”. Por lo tanto, el día solar, el año solar y el mes lunar son divisiones naturales del tiempo, regidas, respectivamente, por la rotación diaria de la Tierra sobre su eje, su órbita anual alrededor del Sol y las fases mensuales de la Luna con relación a la Tierra y el Sol. Sin embargo, son arbitrarias tanto la distribución del tiempo en semanas como la del día en horas.

Desde el primer hombre, Adán, el tiempo se ha venido midiendo en términos de años. Por ejemplo, leemos que Adán tenía “ciento treinta años” cuando llegó a ser padre de Set. (Gé 5:3.)

También se empezaron a usar las divisiones mensuales. Según el registro bíblico, para la época del Diluvio el tiempo se dividía en meses de 30 días, pues se dice que un período de 5 meses equivalía a 150 días. (Gé 7:11, 24; 8:3, 4.) El mismo registro también indica que Noé dividía el año en 12 meses.

En esta época también se mencionan períodos de siete días, y es posible que ese tipo de distribución se haya utilizado regularmente desde tiempos remotos. (Gé 7:4, 10; 8:10, 12.) Sin embargo, no hay ninguna prueba de que existiese un requisito divino de guardar un sábado semanal hasta que Dios dio instrucciones concretas a Israel después de su éxodo de Egipto.

En el pasado los hombres emplearon diversos sistemas de calendario, y varios de ellos todavía siguen en uso hoy en día. Los calendarios primitivos eran principalmente calendarios lunares, es decir, los meses del año se contaban por ciclos completos de la Luna, por ejemplo, desde una luna nueva hasta la siguiente luna nueva. Una lunación dura, como promedio, 29 días, 12 horas y 44 minutos. Aunque los meses podían ser de 29 ó 30 días, en el registro bíblico la palabra “mes” por lo general significa 30 días. (Compárese con Dt 21:13; 34:8; Rev 11:2, 3.)

Un año de 12 meses lunares es unos once días más corto que un año solar de 365 1/4 días. Puesto que el año solar determina el ciclo de las estaciones, había necesidad de ajustar el calendario a dicho año solar, lo que resultó en los llamados años lunisolares o embolismales, es decir, años solares compuestos de meses lunares. Esto se conseguía añadiendo unos días a cada año, o un mes adicional a ciertos años, con el fin de compensar la menor duración de los doce meses lunares.

Calendario hebreo. El calendario israelita se basaba en el año lunisolar o embolismal, pues Jehová Dios estableció que su año sagrado comenzase en la primavera con el mes de Abib y fijó fechas en las que se debían celebrar ciertas fiestas, fiestas que estaban relacionadas con las diferentes cosechas. Para que estas fechas coincidiesen con las cosechas respectivas, los israelitas tenían que sincronizar su calendario con las estaciones correspondientes, compensando la diferencia entre los años lunares y los solares. (Éx 12:1-14; 23:15, 16; Le 23:4-16.)

La Biblia no indica qué método usaron en un principio para determinar cuándo se debían añadir los días adicionales o el mes intercalar. Sin embargo, es lógico pensar que utilizaran los equinoccios de primavera y de otoño para determinar cuándo se retrasaban las estaciones lo suficiente como para que se requiriese un ajuste. Aunque no se menciona específicamente en la Biblia, con este fin los israelitas añadieron un decimotercer mes, llamado en tiempos postexílicos Veadar, es decir, segundo Adar.

El primer calendario judío estandarizado que se conoce es del siglo IV E.C. (c. 359 E.C.), cuando Hillel II especificó que los años de 13 meses deberían ser el tercero, sexto, octavo, undécimo, decimocuarto, decimoséptimo y decimonoveno de cada período de diecinueve años. Este ciclo de diecinueve años se conoce como el ciclo metónico, nombre derivado del matemático griego Metón (del siglo V a. E.C.), aunque hay prueba de que los babilonios perfeccionaron este ciclo con anterioridad. (Véase Babylonian Chronology, 626 B.C.-A.D. 75, de R. A. Parker y W. H. Dubberstein, 1971, págs. 1, 3, 6.) El ciclo toma en cuenta que cada diecinueve años la luna nueva y la luna llena vuelvan a caer en los mismos días del año solar.

Los meses judíos iban de luna nueva a luna nueva. (Isa 66:23.) Por esta razón, la palabra hebrea jó·dhesch, traducida “mes” (Gé 7:11) o “luna nueva” (1Sa 20:27), está relacionada con ja·dhásch, que significa “nuevo”. Otra palabra para mes, yé·raj, se traduce “mes lunar”. (1Re 6:38.) En períodos posteriores se usaron señales de fuego o se envió a mensajeros para anunciar a la gente el comienzo del nuevo mes.

En la Biblia los meses suelen designarse por su orden en el año, del primero al duodécimo. (Jos 4:19; Nú 9:11; 2Cr 15:10; Jer 52:6; Nú 33:38; Eze 8:1; Le 16:29; 1Re 12:32; Esd 10:9; 2Re 25:1; Dt 1:3; Jer 52:31.) Antes del exilio babilonio, solo se mencionan por nombre cuatro meses, a saber, Abib, el primer mes (Éx 13:4); Ziv, el segundo (1Re 6:37); Etanim, el séptimo (1Re 8:2), y Bul, el octavo. (1Re 6:38.) Los significados de estos nombres son estrictamente estacionales, una prueba más de que los israelitas utilizaban el año lunisolar.


En tiempos postexílicos los israelitas emplearon los nombres de los meses usados en Babilonia, de los que se mencionan siete: Nisán, el primer mes, que sustituía a Abib (Est 3:7); Siván, el tercer mes (Est 8:9); Elul, el sexto (Ne 6:15); Kislev, el noveno (Zac 7:1); Tebet, el décimo (Est 2:16); Sebat, el undécimo (Zac 1:7), y Adar, el duodécimo (Esd 6:15).

Los nombres postexílicos de los restantes cinco meses aparecen en el Talmud judío y en otras obras. Son: Iyar, el segundo mes; Tamuz, el cuarto; Ab, el quinto; Tisri, el séptimo, y Hesván, el octavo. El decimotercer mes, que se intercalaba periódicamente, se llamaba Veadar, es decir, segundo Adar.

Con el tiempo, la mayoría de los meses llegaron a tener un número específico de días. Nisán (Abib), Siván, Ab, Tisri (Etanim) y Sebat tenían 30 días cada uno, mientras que Iyar (Ziv), Tamuz, Elul y Tebet tenían 29 días cada uno. Sin embargo, Hesván (Bul), Kislev y Adar podían tener 29 ó 30 días. Las variaciones de estos últimos meses servían para ajustar el calendario lunar y también para que ciertas fiestas no cayeran en días que consideraban prohibidos líderes religiosos judíos de tiempos posteriores.

Aunque el año sagrado comenzaba en la primavera con el mes de Abib (o Nisán), pues así lo había decretado Dios en el tiempo del éxodo (Éx 12:2; 13:4), el registro bíblico indica que con anterioridad los judíos calculaban el año de otoño a otoño. Esto dio lugar a dos calendarios: el sagrado y el seglar o agrícola. (Éx 23:16; 34:22; Le 23:34; Dt 16:13.) En tiempos postexílicos, el 1 de Tisri (septiembre-octubre) marcaba el comienzo del año seglar, y en esa fecha hoy se sigue celebrando el año nuevo judío, llamado Rosh Hashaná (Cabeza del Año).

En 1908 se descubrió en Guézer un calendario rudimentario en hebreo antiguo, único en su género, que según cálculos data del siglo X a. E.C. Es un calendario agrícola que describe la actividad agrícola a partir del otoño. En síntesis, habla de dos meses para almacenaje, dos de siembra y dos de crecimiento en primavera, seguidos de un mes para arrancar el lino, uno para la cosecha de la cebada y uno de cosecha general; luego, dos meses para cuidar y podar las viñas, y, por fin, un mes de frutos del verano. (Le 26:5.)


Las frecuentes referencias de los evangelios y el libro de Hechos a las diversas fiestas muestran que el calendario judío seguía vigente en los días de Jesús y los apóstoles. Estas fiestas sirven de orientación para ubicar en el tiempo los acontecimientos bíblicos de aquellos días. (Mt 26:2; Mr 14:1; Lc 22:1; Jn 2:13, 23; 5:1; 6:4; 7:2, 37; 10:22; 11:55; Hch 2:1; 12:3, 4; 20:6, 16; 27:9.)



Calendario juliano y gregoriano. En el año 46 a. E.C. Julio César decretó el cambio del calendario lunar romano por el solar. Este calendario juliano, basado en los cálculos del astrónomo griego Sosígenes, tenía doce meses de duración arbitraria que formaban un año de 365 días que empezaba el 1 de enero. También entraron en vigor los años bisiestos cuatrienales, a los que se añadía un día más para compensar el retraso que se producía con respecto al año trópico (casi 365 1/4 días).

El año promedio del calendario juliano era en realidad unos once minutos y catorce segundos más largo que el verdadero año solar. Por lo tanto, en el siglo XVI ya se había acumulado una diferencia de diez días completos. En el año 1582 E.C. el papa Gregorio XIII introdujo una ligera revisión del calendario juliano: seguirían siendo bisiestos todos los años múltiplos de cuatro, con la excepción de los años seculares (los acabados en dos ceros), que solo se contarían como tales si el número de centenas era múltiplo de cuatro. Por una bula papal, en 1582 se omitieron diez días, de manera que al 4 de octubre siguió el 15 de octubre. Este calendario gregoriano es de uso común hoy día en la mayor parte del mundo, y es la base para las fechas históricas que se usan en toda esta publicación.

Aunque hoy en día los cristianos usan el calendario vigente en el país donde viven, son conscientes de que el Dios de la eternidad, Jehová, tiene su propio calendario de los acontecimientos, un calendario que no está regido por los sistemas humanos de contar el tiempo. Como escribió su profeta Daniel, “él cambia tiempos y sazones, remueve reyes y establece reyes, da sabiduría a los sabios y conocimiento a los que conocen el discernimiento. Revela las cosas profundas y las cosas ocultas, y sabe lo que está en la oscuridad; y con él de veras mora la luz”. (Da 2:21, 22.) De modo que su posición de Soberano Universal está muy por encima de nuestra Tierra rotatoria, con su día y noche, sus ciclos lunares y su año solar. Sin embargo, en su Palabra, la Biblia, Dios relaciona sus acciones y propósitos con estas medidas de tiempo para que sus criaturas terrestres sepan dónde están en relación con su gran calendario de acontecimientos

Resumiendo
Cuando se calculan los años que han pasado desde una fecha “A.C.” a una de la “D.C.”, se debe tener presente,o ya se sabe, que desde el 1 de octubre del año 1 A.C. al 1 de octubre del año 1 D.C. hay solo un año, y no dos, pues no hubo año 0 como dije antes arriba.

Esto se debe a que los años de las fechas tienen un valor ordinal. Por consiguiente, desde el 1 de octubre del año 2 A.C. (la fecha aproximada del nacimiento de Jesús según mi fe) hasta el 1 de octubre de 29 D.C. (la fecha aproximada del bautismo de Jesús según mi fe) hay un total de treinta años, es decir: un año y tres meses, tiempo que corresponde al período anterior a la era cristiana, más veintiocho años y nueve meses, espacio de tiempo que pertenece al período de la era común ó era cristiana.

Si nuestro calendario comienza con el nacimiento de Jesús, ¿cómo se puede decir que Jesús nació en 2 A.C.? La New Catholic Encyclopedia dice que, a principios del siglo sexto, Dionisio Exiguo, un monje católico, “fue el primero en fechar la era cristiana según el nacimiento de Cristo, pero cometió un error de 4 a 7 años.” De hecho, parece ser un error de poco más de un año.

¿En qué tiempo del año 2 A.C. nació Jesús? Dan apoyo a una fecha otoñal los hechos relacionados con su obra y su muerte. Él murió el 14 de Nisán, el día de la Pascua, puesto que comenzó su obra cuando tenía unos treinta años de edad, esa obra de predicar y enseñar ocupó tres años y medio, según lo aclara el hecho de que los relatos del Evangelio indican que Jesús asistió a cuatro pascuas durante este tiempo. Su muerte sería, según este cálculo, tres años y medio después del otoño de 29 D.C., o en la primavera de 33 D.C. La evidencia astronómica muestra que el 14 de Nisán de ese año corresponde con el 1 de abril, calendario gregoriano. Contando hacia atrás “la mitad de la semana” traería la aparición de Jesús como Mesías (al ser bautizado y ungido por el espíritu santo) al otoño de 29 D.C. y su nacimiento 30 años antes al otoño de 2 A.C.

Así es que tenemos evidencia segura para la fecha del bautismo. O la muerte de Jesús; tanto para el año como para el día. Para la fecha del nacimiento de Jesús, tenemos evidencia del año y de que aconteció en el otoño. Pero no hay evidencia en cuanto al día exacto de su nacimiento.

Partes del Reino de Dios:
a)Un Rey(Jesús)
b)Un territorio(la promesa a Abrahám**+vida eterna para disfrutarla:la Nueva Jerusalen NO es una nave que venga a traernos)
c)Un marco jurídico(el código íntimo de conducta de Dios, o sea las genuinas leyes de la felicidad)
d)Un pueblo(los justificados)
La Buena Noticia EN SÍ ES:
El evangelio es la buena noticia del literal y concreto gobierno de Dios sustituyendo próximamente los gobiernos del mundo;
EN ESPECÍFICO el evangelio CONSISTE en: la posibilidad de participar con Jesucristo en su gobierno del que vendrá a asumir y tomar posesión y mando próximamente.

**Romanos 4:13"..fue dada a Abraham o a su descendencia la promesa de que sería heredero del mundo.."Hech 26:6"Y ahora, por la esperanza de promesa que hizo Dios a nuestros padres soy llamado a juicio"Salmos 68:16¿Por qué observáis, oh montes altos, Al monte que deseó Dios para su morada?Ciertamente Jehová habitará en él para siempreÉxodo 32:13..daré a vuestra descendencia toda esta tierra de que he hablado, y la tomarán por heredad para siempre. Juan 6:51".. mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo"2Co 5:19 que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo.."Juan 3:17" Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él" Daniel 7:27 "y que el reino, y el dominio y la majestad de los reinos debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo, cuyo reino es reino eterno"(la Nueva Jerusalen No es una nave que venga a traernos)Juan 3:16 Porque de tal forma amó Dios al mundo.."Apoc22:5"..porque Dios el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos"Hebr 2:5"Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando". Las bodas del Cordero SOLO se mencionan en Apoc 19, y SERÁN en la tierra: Apoc 19:4"inclinaron su rostro a tierra". En realidad quien inventó que los justos se van al cielo fue Benedicto 12,Año 1336, Bula papal "Benedictus Deus", pues Mateo 25 dice siete veces "entonces"-NUNCA dice "al morir"-, el peligro reside en que la frase "Iremos al cielo" NO aparece en la biblia, pues la recompensa es vida eterna, NO un viaje, y CONSTITUYE la fábula pagana de "ir al Olimpo a vivir con los dioses", puerta de entrada a otras fábulas paganas a través del modus operandi de tomar en forma literal las diferentes metáforas de la eternidad). De hecho Benedicto 12-y sus leales-entra al campo de la adivinación haciendo honor al nombre del Vaticano que significa vaticinio o adivinación. Muchos enseñan a seguir a Jesús por interés al viaje y no por convicción.
-y la aniquilación o muerte NO es una condición de existencia sino el final de ella-al menos en lo que a declaraciones SOLO de la biblia se refiere.

Al parecer cada variación del mito sobrevive y vegeta en completa orfandad filosófica-al menos en lo que a declaraciones DIRECTAS de la biblia se refiere-, y los grupos que honran esa copa de dogmas neopaganos CONSTITUYEN en efecto, una rama de católicos, lo cual explica la tesis del Sr. Ratzinger: "Los grupos menores SON católicos, solo que lo han olvidado, pero regresarán al recordarles que enseñan lo mismo que nosotros"; pues también se enfurecen al mostrarles la abundancia de textos con enseñanzas directas de la biblia; la pregunta es: Seguimos al Cordero por interés al viaje? o le seguimos porque nos identificamos con su camino de vida?, es el viejo antagonismo entre la filosofía de la pala/cuchara, versus la filosofía del azadón/tenedor. Muchos enseñan a seguir a Jesús por interés al viaje y no por convicción: La obediencia(imitación de las propias costumbres del Cordero-excepto circuncidarse y ley del sacerdocio, su templo, ritos y sacrificios-) NO es condición ni mucho menos premisa de la fe, ella tan solo evidenciará el resultado de su desarrollo: Abrahám viajó como resultado de su fe: Regla básica de interpretación: Si a través de una supuesta interpretación se llega a una variación de un mito pagano/o a una frase desconocida por los apóstoles(sofisma o implicación aberrante)-y existiendo declaraciones directas de la biblia al respecto-SE DEBE DESECHAR ESA INTERPRETACIÓN. Vea acá en la columna derecha la posición doctrinal "solo biblia", pues fue el papa Clemente VII(1478–1534) quien rechazó la propuesta de realizar un concilio en que se usara SOLO LA BIBLIA***: en el siguiente concilio(Trento) "decidieron" por Ud. unos trescientos sacerdotes que la biblia tiene LA MISMA autoridad que las enseñanzas humanas, y que SOLO los eruditos vaticanos la pueden interpretar. Solo recientemente se forjó LA MÁS FORMIDABLE HERRAMIENTA de análisis lingüístico usada por los eruditos mejor informados, que en la práctica es como un eliminador de opiniones subjetivas: el contexto.
***El concilio de Trento participó un 70% de italianos preparados por el pagano que educaba cardenales, y dominado POR la escuela que hizo sus preparativos, los dominicos de Salamanca, que NO usaban la biblia porque estaba prohibida hacía 300 años, sino un libro de Tomás de Aquino basado en Aristóteles(si lo duda lea ahí "la cuestión 97", donde Aquino "demuestra" el "alma inmortal" sin usar la biblia, ya que en ésta virtualmente no aparece la palabra"inmortal", y Ro 5:12 se refiere a la muerte eterna), de hecho Roger Bacon ya hacía 300 años se quejaba de que YA NO se estudiaba la biblia sino a sabios griegos, de ahí el antiguo adagio de Asia Menor(Troya)"No confío en los griegos aunque traigan regalos", en guerra cantada no muere soldado, pero aman el caballo troyano del espiritismo, basado en el dogma pagano de los muertos vivientes. Vea por si mismo/a como un supuesto teólogo "demuestra y prueba" la existencia del alma inmortal, pero que NUNCA menciona la biblia ni mucho menos la cita: Tan solo click acá.


Y en primicia: Pronto este debate estremecerá los MISMOS cimientos de esta sociedad: "Proponer los 10 mandamientos originales es "judaizar", es "herejía" o solo "blasfemia"? Escogerá Ud. el "realmente dice" o va adorar el "parece decir"?

La palabra "judaizar" aparece SOLO UNA VEZ en toda la biblia(en Gálatas), NO lo suficiente para relacionarla con los 10 mandamientos sino lo contrario, Y SOLO SE REFIERE a la circuncisión, ley del sacerdocio, su templo, sus ritos y sus sacrificios, NUNCA a los 10 mandamientos o a imitar las propias costumbres de Jesús siguiendo fielmente su ejemplo perfecto puesto que ÉL es el camino y la forma de la puerta. Demostración bíblica breve y definición: la frase "obras de la ley" (en griego es "ergon nomou"= se refiere SOLO a la circuncisión,ley del sacerdocio,su templo,sus ritos y sus sacrificios). Dicha frase "obras de la ley"="ergon nomou" solo aparece 10 veces EN TODA LA BIBLIA, 6 de ellas en Gálatas*. La frase "ley de Moises" SOLO la usan Jesús, Pablo y 1 vez Hebreos, Y NUNCA se refiere a los 10 mandamientos originales. Pues bien: La frase "ley de Dios" en griego"entol nomou"=10 mandamientos SOLO la usa Pablo EN TODO el N.T. Y SOLO 4 veces, pero NUNCA en Gálatas. De donde se deduce que la palabra "judaizar" NADA tiene que ver con los 10 mandamientos a menos que SE inventen -sin bases-que la palabras "ritual" o "ceremonial" aparecen en la biblia. Demostración completa click acá.*Una de ellas afirma que los inconversos YA la tienen escrita en sus corazones: Romanos 2:15 "mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones...", de donde se deduce que lo que se escribirá en el nuevo pacto son los 10 mandamientos, puesto que Hebreos 8 cita a Jeremías, libro que NO menciona en absoluto la ley de Moisés ni a Moisés, sino solo los 10 mandamientos, por lo tanto, si Ud. rinde homenaje al invento romano de que judaizar es cultivar lo que cultivaba Jesús, Ud. NO ha sido excomulgado, y Ud. NO es evangélico como pensaba, sino católico de una ramificación de Roma que enseña la misma copa que ella le da de beber a la humanidad sedienta de eso.

Herejía se considera a cualquier desviación del tema del evangelio. La palabra “herejía” solo aparece TRES VECES en la biblia, y solo EN una de esas DEJA indicio de EN LO que consiste(en la 2a carta de Pedro): y se refiere a literalmente mezclar el evangelio con fábulas paganas FUERA de lo escrito: POR EL CONTEXTO del tema introducido en el capítulo anterior: 2 Pedro 1:16 “Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas”; y volverse contra los mandamientos: 2 Pedro 2:21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.

Blasfemar:
-Pretender ser judío espiritual siendo en realidad PAGANO(Ap 2:9).
-Hacerse igual a Dios(Juan 10:33).
-Insultar o burlarse de lo que Dios santificó(Lev 24:11,15).
-Nombre de blasfemia: Nombre o denominación que incluye alusiones a lo santo.

MUCHOS confunden el pensar en Dios con el creer en Dios, pero la GENUINA fe NO se define por lo que se piensa SINO por lo que se hace. Los imperativos éticos cristianos(al menos los legítimos y genuinos) SOLO pueden basarse en nuestra relación ACTUAL con Dios, y SOLAMENTE su ley puede hacer del pecado invisible y figurado una trangresión FÍSICA VISIBLE: POR LO TANTO es imposible siquiera imaginar que Jesús querría eliminar LO ÚNICO que desenmascara al pecado como lo que EN REALIDAD ES y nada de lo que Jesucristo logró al permitir ser asesinado ha hecho que el pecado deje de ser pecado y nos aisle de Dios; al contrario su asesinato revela al pecado en su peor carácter como UNA HOSTILIDAD DESESPERADA hacia Dios; el mandamiento o su obediencia NO PUEDE ofender a Dios sino SOLO SU TRANSGRESIÓN incluyendo pero no limitándose a pretender evadirle o eludirle intentando "cambiar los tiempos y la ley"(Daniel 7:25).


Termino como empecé: Porqué tanta insistencia en defender el paganismo? Porqué tienen que defender los concilios manifestando así ser parte de las hijas de Roma?(Los concilios corruptos del siglo I los propusieron gente de Alejandría, Egipto: Fueron egipcios/asiáticos los que promovieron los alborotos/concilio contra Esteban: Hech 6:9; contra Pablo en Efeso: Hech 19:26; contra Pablo en Jerusalén: Heh 21:27; y fue un concilio el que decidió asesinar a Jesús). La doctrina la define la biblia, NO concilios. La biblia NO está dañada NI incompleta. Pregunto: ¿Es que para dejar de defender el paganismo tendrían que deponer su acaso desesperado odio hacia los judíos? Y porqué defender el paganismo si acá le hemos dado puntos firmes, sólidos y definitivos que demuestran que el genuino mensaje NO tiene relación alguna con mitos paganos?



Índice completo de este sitio web: >>>>>>^click índice
QUE SE DIVIERTAN!!!
Actualizados al 2012:
1a-Art cláusula 151:
151- Qué ordenó predicar Jesús EN REALIDAD?
1b- Los diez mandamientos explicados en pdf (Es un pdf, necesitas tener el acrobat, túmbalo acá)
1- La verdadera historia de la verdadera iglesia en pdf. El autor de este libro es célebre por RESTAURAR una interpretación de la biblia BASADA EN ELLA MISMA, y no en antiguos mitos paganos.(Es un pdf, necesitas tener el acrobat, túmbalo acá)

2- Dónde está hoy la verdadera iglesia?
3-Art claúsula 77 77-La verdadera historia de la verdadera iglesia

ok
Nunca dejemos de soñar, eso es lo más relevante; porque el futuro nos pertenece a todos los soñadores!
"Lo único que se necesita para que el mal triunfe, es que los hombres buenos no hagan nada" (Edmund Burke)

Alienación: definición: estado del sujeto durante el cual está fuera de si mismo, volviéndose extraño con respeCto de la realidad a la que pertenece" (la causa de la alienación es al parecer el sistema basado en la propiedad privada, y la absoluta ausencia de valores genuinos).

Arte Poética: Poesía, perdóname por haberte hecho comprender que no estás hecha sólo de palabras (Roque Dalton, El Salvador)

Buscar la justicia es obedecer COMO lo hacía Jesús : Quienes se rehusan a obedecer COMO Él lo hacía [exceptuando circuncidarse y sacrificar animales para Dios], ponen en duda su método y lo hacen mentiroso. [Juan 3:36 (La Biblia de las Américas) 36: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.]

Si quieres que Dios te oiga, escucha Y ENSAYA primero lo que Dios dice, pues Él habló primero, y si quieres escuchar lo que te falta oir, Escucha y practica lo que YA te dijo.
Si una enseñanza se puede practicar de dos formas diferentes; un creyente genuino practicará la que es MÁS CONSECUENTE O QUE CONCUERDA MÁS con la actuación del Cordero; exceptuando circuncidarse o sacrificar animales para Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Porfa pincha en "seleccionar perfil"/"nombre/URL" y comparte tu página(si tienes) con nosotros escribiendo la dirección en el espacio "URL"...(luego pincha en "publicar un comentario") TOOODOS CALLARON MENOS: